fbpx Saltar al contenido
Análisis de artículos de limpieza

Cómo limpiar puertas lacadas en blanco

¿Tus puertas lacadas se amarillean? Aquí tienes los mejores trucos y remedios caseros para limpiarlas y dejarlas como nuevas

El lacado en las puertas es una de las opciones estrella a la hora de decorar el hogar. Pero con el paso de los años y su uso las puertas lacadas en color blanco amarillean, aparecen suciedades difíciles de quitar y se convierten en un reto mantenerlas como el primer día.

Es entonces cuando a muchos usuarios les surge la pregunta ¿Cómo limpiar puertas lacadas en blanco?

El proceso de lacado es bastante más complejo que pintar un mueble o una puerta. Requiere varias capas de esmalte especial, diferentes técnicas de secado y un método concreto para que tanto la madera como el revestimiento sean duraderos.

Por lo tanto, su limpieza es más delicada, pero no imposible. A continuación, encontrarás cómo reparar el lacado blanco de las puertas y muebles que amarillean mediante remedios caseros accesibles a cualquier usuario.

 

OTROS ARTÍCULOS DE INTERÉS…

#1. Con Agua Oxigenada y Vaselina Líquida.

vaselina líquida

VER AQUÍ EL MEJOR PRECIO

Este remedio es perfecto para blanquear puertas lacadas amarillentas, protegerlas y devolverles el brillo inicial.

Instrucciones paso a paso:

  • Retira el polvo. Utiliza un paño suave que no deje pelusas.
  • Mezcla ambos productos en un recipiente. Por medio vaso de peróxido de hidrógeno mezcla de 2 a 3 cucharadas de vaselina líquida.
  • Frota las puertas con la solución obtenida y un paño.
  • Espera a que se seque.
  • No necesita aclarado y puedes repetir tantas veces como creas necesario.

 

Te puede interesar: Trucos de limpieza caseros

 

#2 Con jabón neutro.

jabón neutro

VER AQUÍ EL MEJOR PRECIO

Esta opción es fantástica para las manchas superficiales y la limpieza diaria porque no contiene ningún producto abrasivo y su aplicación es muy sencilla.

Sigue las siguientes instrucciones:

  • Mezcla agua tibia y jabón. Evita cualquier otro jabón abrasivo que pueda deteriorar el lacado de las  puertas.
  • Pasa un trapo ligeramente humedecido hasta que desaparezca la suciedad. Evita el exceso de agua para no perjudicar el lacado y que la humedad afecte a la madera.
  • Aclara hasta que no haya restos de jabón.
  • Seca con un paño limpio y suave.

 

#3 Con amoniaco.

amoniaco

VER AQUÍ EL MEJOR PRECIO

No dudes en utilizar esta mezcla si necesitas reparar el lacado color blanco de un mueble o unas puertas que llevan tiempo sin limpiarse. El amoniaco diluido con agua sirve como desinfectante y quitará la suciedad mucho más difíciles.

Actúa de la siguiente forma:

  • Disuelve un tapón de amoniaco en ½  litro de agua tibia. Lo ideal es utilizar un pulverizador. Agita la mezcla.
  • Para hacer desaparecer una mancha resistente, empapa el trapo y frota tantas veces como sea necesario hasta que la suciedad haya desaparecido. Si se trata de una limpieza general, solo humedece el paño.

 

#4 Con alcohol para limpieza.

alcohol para limpieza

VER AQUÍ EL MEJOR PRECIO

Este producto es un gran aliado cuando tenemos niños y mascotas en casa. Ten en cuenta que debido a su toxicidad y fuerte olor, solo debe utilizarse con la suciedad más resistente como tinta de rotuladores o grasas industriales. Recuerda guardarlo fuera del alcance de los más pequeños y animales.

El alcohol que aplicamos para desinfectar una herida o el que encontramos en las bebidas alcohólicas es etílico. En este caso, el que se usa para limpieza es alcohol isopropílico y aunque se trata de uno de los productos más efectivos ante las manchas imposibles, también es muy tóxico, y por lo tanto, el último recurso para eliminar esa suciedad que se resiste al resto de productos.

Antes de aplicarlo, es aconsejable probar su efecto en una zona poco visible ya sea de la misma puerta lacada blanca o en la base de un mueble también lacado del mismo color.

Instrucciones de uso:

  • Diluye unas gotas de alcohol de limpieza en agua fría y mezcla.
  • Humedece un paño, no lo mojes completamente.
  • Frota con suavidad para evitar cualquier daño en la laca o los esmaltes.
  • Repite hasta que la superficie quede blanca.

 

#5 Con Vinagre blanco y Aceite.

Esta opción está indicada para manchas moderadas como mermeladas o rozaduras de muebles. Se puede utilizar vinagre tanto de manzana como de vino.

Cómo aplicar la mezcla:

  • Mezcla en un recipiente unas gotas de vinagre y aceite.
  • Calienta la solución y deja que se enfríe antes de su aplicación.
  • Frota la puerta hasta que la mancha desaparezca.

 

Cómo Limpiar las Manchas Amarillas Resistentes.

La solución más efectiva para impedir que en tus puertas lacadas en blanco aparezcan manchas amarillas es una limpieza frecuente y evitar que la luz solar incida directamente en ellas.

Cómo Limpiar las Manchas Amarillas de las puertas lacadas

Si aún así, aparecen partes que amarillean, de todas las alternativas propuestas, prueba a utilizar el agua oxigenada con vaselina líquida en la zona afectada. En este caso, al tratarse de un área en concreto y no toda la puerta o mueble, asegúrate de que la zona quede bien seca.

Aparte de estas manchas, existen otras marcas que son más complicadas de limpiar:

 

1. Cómo se limpian las marcas de grasa.

paño de gamuza

VER AQUÍ EL MEJOR PRECIO

Para eliminar marcas de grasa, el truco está en el paño y no en los productos a utilizar.

Lo ideal es recurrir a un paño sintético de gamuza  que imite la piel y cuanto más desgastado esté, mejor. Al contrario de las bayetas o los tejidos de microfibras, este tipo de tela apenas absorbe agua y remueve la grasa al contacto con la superficie.

Utiliza agua con jabón neutro, o si prefieres que desinfecte, recurre al amoniaco con agua. En ambos casos, no olvides secar completamente la zona.

 

2.  Cómo eliminar marcas de dedos.

Los muebles lacados blancos, en especial los que tienen una terminación mate, tienden a mostrar las marcas de los dedos y si no se limpian adecuadamente lo único que hacemos es extender la mancha.

Si aplicas unas gotas de alcohol de uso doméstico en un paño suave será suficiente. Si las huellas están muy marcadas, puedes diluir un tapón de alcohol (etílico) en dos vasos de agua y frotar circularmente sin aplicar demasiada fuerza.

 

¿Qué no utilizar para limpiar puertas blancas?

Para evitar dañar las puertas lacadas blancas y cualquier otro mueble con una terminación similar, evita usar los siguientes productos y ten en cuenta los siguientes consejos.

  • Nunca uses un estropajo o cualquier utensilio similar. Además de deteriorar el lacado, la madera se verá afectada y se secará o se humedecerá en exceso provocando el desconchado de toda la laca.
  • La acetona o cualquier producto abrasivo perjudicará a la pintura de puertas o muebles lacados en blanco. Incluso el amoníaco, el alcohol etílico y el de limpieza deben ser mezclados con agua para un uso seguro.
  • No recurras a blanqueadores en una zona de la puerta o mueble. Ningún blanco es igual y se notará el parche. Si crees que un blanqueador es la única alternativa, es preferible lacar todas las puertas.
  • Evita la luz directa del sol y cualquier golpe. La luz solar hará que con el tiempo el blanco comience a amarillear y los golpes pueden hacer que la laca se descascarille y el esmalte se separe de la madera.
  • Tanto para la limpieza general como para hacer desaparecer manchas, es importante que no se aplique demasiada fuerza para mantener así el color y el brillo.

 

Mantenimiento de puertas lacadas.

Limpieza de puertas lacadas que amarillean

Estas son algunas recomendaciones para que las puertas lacadas en blanco sigan igual de elegantes día tras día:

  • En la limpieza diaria, el producto más suave es agua y jabón neutro.
  • Haz una prueba en una superficie poco visible antes de utilizar cualquier producto para reparar el lacado blanco.  Recuerda que las bases de los muebles o la parte que va pegada a la pared son perfectas para asegurarse de que el producto es el adecuado.
  • En las puertas ubicadas en el exterior es muy complicado evitar que el sol o  que las inclemencias meteorológicas no afecten al mobiliario. Por eso, es recomendable limpiarlos al menos una vez al mes con cera especial para este tipo de puertas.

 

Conclusiones

Si necesitas renovar el lacado de las puertas o de algún mueble asegúrate de que tanto la madera, los productos químicos y la fabricación cumplen la normativa legal en cuestiones de sostenibilidad y medioambiente., echa un vistazo a los miembros de la Asociación Nacional de Fabricantes de Puertas de Madera.Todos ellos poseen los sellos de calidad necesarios para que el lacado en blanco sea decorativo y duradero.

Si no estás seguro de qué tipos son tus puertas de madera, la Federación Española de Industrias de la Madera (FEIM) te da las claves para que así conozcas cómo debe ser su mantenimiento.

Realmente la pregunta, cómo limpiar y mantener en perfectas condiciones las puertas en acabado lacado, como has observado tiene una solución fácil si sabes el modo de hacerlo.

Con una limpieza periódica y siguiendo todos nuestros consejos para limpiar puertas lacadas señalados en este mismo artículo, te será suficiente para mantenerlas como nuevas.

 

Fuentes y referencias:

 

* Todas las imágenes utilizadas pertenen a pixabay con licencia Creative Commons o al producto recomendado.

 
5/5 (1 Review)